Mejorar el liderazgo para fortalecer las escuelas


Es la mañana de un día de escuela, y aún no tocan el timbre para entrar a clases. Directora, UTP y un grupo de profesores caminan por el establecimiento. Pasando por la sala del nivel parvulario, se escucha a la educadora hablar con sus alumnos. Más adelante, un grupo de jóvenes de 7° básico conversan y juegan entre ellos.

En ese mismo instante, a varios kilómetros de distancia, en una escuela rural entran los estudiantes de 1° a 3° básico. Comparten la misma sala y se ubican en sus respectivos puestos. El profesor, que también es encargado de escuela, los saluda uno a uno y les pide que vayan a la cocina, para tomar juntos el desayuno y luego comenzar tareas de lectura.

Distintos contextos, desafíos similares. Miles de estudiantes que asisten con la promesa de aprender, formarse para un presente y futuro. Es claro, entonces, que nos encontramos frente a un gran reto: la necesidad de resguardar la calidad de la experiencia escolar de todos quienes acceden a ella, en sus diferentes contextos. Calidad no sólo reportada por indicadores de aprendizajes cognitivos, sino que también con “otros indicadores”, vinculados con el desarrollo personal y social.

¿Cómo nos podemos hacer cargo de este contexto para mejorar la calidad de la experiencia escolar? Sabemos –por conocimiento académico acumulado y por experiencia relevante de terreno– que el primer factor intraescuela en efectividad escolar es el trabajo de enseñanza. Sabemos, y estamos aprendiendo, que este primer factor se ve mediado por factores interniveles, entre los cuales se encuentra el liderazgo, tanto a nivel intraescuela, como a nivel intermedio en la estructura del sistema escolar (sostenedor o administración local, y las diversas instituciones y organismos que operan a nivel de territorios).

Dar cuenta de la relevancia del liderazgo educativo ha incidido en los cambios que se están implementando en el sistema escolar. Cambios que directa o indirectamente están relacionados con los desafíos que deben afrontar, actualmente, los líderes educativos. Hoy tenemos un Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Escolar. Se ha promulgado la ley de Inclusión Escolar y la Ley de Carrera Docente. Se ha publicado el nuevo Marco para la Buena Dirección y el Liderazgo Escolar, y ya están en implementación los dos nuevos Centros de Liderazgo Escolar.

Mientras esto sucede, día a día, en las diferentes escuelas, estudiantes, docentes y líderes continúan generando aprendizajes. Son estos espacios de incesante interacción donde nosotros – como Fundación Educacional Arauco – trazamos caminos con el fin de fortalecer el liderazgo educativo para que éste, a su vez, apoye de manera sistemática la mejora de la enseñanza y, por tanto, del aprendizaje de los estudiantes. Este trazado permitirá, no sólo enriquecer los procesos de enseñanza y aprendizaje dentro del aula, sino también sostener el mejoramiento entre escuelas.

Simón Rodríguez
Coordinador área de Formación
Fundación Educacional Arauco



 

 

 
Fundación Educacional Arauco |  Avenida Santa María 2120, Providencia |  Teléfono: (56-2) 2499 4800